lunes, 30 de julio de 2012

BANCO MUNDIAL Y LA EDUCACION SUPERIOR
 
 
“La educación puede marcar la diferencia entre una vida en la miseria absoluta y la posibilidad de tener una vida plena y segura” - Nelson Mandela y Graca Machel,
Washington Post, 1 de mayo de 2002
DE UN VISTAZO
  • Promover la educación ocupa un lugar primordial en la misión del Banco Mundial de reducir la pobreza. El Banco Mundial ha ayudado a fomentar la educación en los países en desarrollo desde 1963 y sigue siendo, hasta hoy, el mayor proveedor externo de fondos para la educación.
  • El apoyo del Banco a la educación ayuda a los países a lograr una educación primaria universal y a desarrollar las habilidades en la educación secundaria y superior que son vitales para competir en los actuales avanzados mercados globales impulsados por el conocimiento.
  • Al 31 de marzo de 2005, 86 países de bajos y medianos ingresos habían implementado un total de 147 proyectos relacionados con la educación que eran financiados por el Banco Mundial, por un valor total de unos US$8.400 millones. Los préstamos para la educación ascendieron a US$1.700 millones durante el año que terminó el 30 de junio de 2004, incluyendo una cifra récord de US$1.200 millones en préstamos de la Asociación Internacional de Fomento (AIF). A fecha del 31 de marzo de 2005, el financiamiento del Banco para la educación se estimaba en US$2.300 millones para el ejercicio fiscal de 2005. Una de las prioridades principales es ayudar a los países a implementar políticas de educación sólidas con énfasis en la calidad de la educación impartida.
Al igual que con el resto de la ayuda que brinda el Banco Mundial a sus países clientes, los préstamos son sólo una parte de un paquete de servicios más amplio. El Banco complementa su financiamiento con orientación en materia de políticas públicas, análisis, intercambio de conocimientos globales y de mejores prácticas, asistencia técnica y otras formas de apoyo.
El Banco también se encuentra a la vanguardia de los esfuerzos globales por fomentar las oportunidades educativas para los ciudadanos de países de bajos y medianos ingresos en todo el mundo. Los últimos años han sido testigos de un gran avance hacia la Educación para Todos (un compromiso internacional para educar a todos los niños, niñas y adultos en el mundo que se adoptó por primera vez en 1990 y se estableció en 200 como parte de los objetivos de desarrollo del milenio), ya que la institución ha trabajado arduamente con los distintos países y asociados en el mundo para alcanzar este objetivo.
Descripción general
Invertir en educación de alta calidad es una de las maneras más poderosas que se conocen para reducir la pobreza y la desigualdad y para promover un crecimiento económico sostenido.
La educación empodera a las personas y construye naciones
  • Permite a las personas leer, razonar y elegir sabiamente.
  • Mejora la productividad individual, los ingresos y la calidad de vida; estudios muestran que cada año de escolaridad adicional se traduce en un aumento promedio del 10% en los ingresos de las personas.
  • Disminuye considerablemente la mala salud entre las mujeres: se ha demostrado que cada año adicional de escuela reduce la fecundidad en un 10%; las mujeres más educadas tienen bebés más sanos y con menor incidencia de mortalidad infantil. Además, las niñas y niños con mejor educación exhiben tasas más bajas de infección de VIH/SIDA.
  • Es clave para la creación mano de obra bien capacitada y flexible.
  • Es fundamental para crear, aplicar y difundir conocimientos e incrementa las perspectivas de un país en materia de innovación, de conseguir una ventajass competitivass y de atraer la afluencia de inversión extranjera.
Lamentablemente, la educación es aún sólo un sueño para muchos
Aunque algunos países han experimentado grandes avances, muchos otros aún no logran abordar los desafíos de larga data en cuanto a la calidad y acceso a la educación. Alrededor de 115 millones de niños siguen sin ir a la escuela. Dos tercios de ellos son niñas y en la mayoría de los casos se trata de niños pobres o desfavorecidos de alguna manera. De los niños que sí asisten a la escuela, se calcula que un tercio la abandona antes de aprender a leer, escribir y contar. Entre los afortunados que completan su educación, muchos no logran los niveles mínimos de competencia en destrezas básicas.
  • El siglo XXI ha traído más retos a los sistemas de educación a través del VIH/SIDA, el creciente número de conflictos armados y las brechas en conocimiento cada vez más profundas entre países ricos y pobres.
El Banco Mundial se ha propuesto marcar una diferencia
Hoy en día, la educación es una de las cinco prioridades de la estrategia de asistencia global que el Banco Mundial brinda a los distintos países en su lucha contra la pobreza. Los principales objetivos en el área de la educación son ayudar a los países a:
  • conseguir una Educación para Todos (ver más abajo) y asegurar que de aquí al año 2015 todos los niños y niñas tengan acceso a una educación primaria de buena calidad.
  • alcanzar la habilidad para competir con éxito en los mercados globales impulsados por el conocimiento.
A través de una combinación de financiamiento y transferencia de conocimientos, el Banco ayuda a los paísesa desarrollar sistemas que:
  • satisfagan la gama completa de necesidades de aprendizaje, desde la educación preescolar hasta el aprendizaje de por vida.
  • tengan un manejo eficiente y financiamiento adecuado para que se mantengan sólidos y viables a largo plazo; y
  • enfaticen la calidad de la educación y los resultados de aprendizaje, como la capacitación de profesores y la reforma de los planes de estudios.
Los últimos 18 meses
Durante los primeros nueve meses del ejercicio fiscal 2005 el Banco, junto a los países en desarrollo y los países donantes, ha continuado apoyando los esfuerzos de los países por alcanzar los objetivos de desarrollo del milenio sobre educación, al tiempo que:
  • satisfacen las necesidades educativas desde la escuela primaria y preescolar hasta la educación superior y de por vida; y
  • abordan cuestiones que afectan a varios sectores como la descentralizaciión, la gestión y el financiamiento.
Los principales temas de la asistencia a la educación durante los últimos 18 meses incluyen:
  • una visión más holística de la educación que se extiende más allá de la escuela primaria;
  • un mayor uso del enfoque a medio plazo dirigido a todo el sector educativo;
  • un aumento del foco en políticas y asistencia que afectan a varios sectores; y
  • un impulso a los servicios no de financiamiento para promover la reforma de políticas y mejorar la efectividad de la asistencia.
El año estuvo marcado por un progreso continuo a nivel mundial, especialmente en relación con la iniciativa Educación para Todos.
Apoyo a nivel mundial: Educación para Todos y la Iniciativa por Vía Rápida
  • La iniciativa Educación para Todos (EFA por sus siglas en inglés) es un compromiso internacional que tiene como objetivo que cada niño y niña del mundo en desarrollo tenga acceso a una educación primaria de buena calidad. Para acelerar los esfuerzos de los países para alcanzar la meta de EFA, el Banco trabajó estrechamente con sus asociados para lanzar la Iniciativa por Vía Rápida (FTI por sus siglas en inglés) en junio de 2002.
  • La FTI lleva a la práctica el “Consenso de Monterrey”, un pacto entre los donantes en 2003 para otorgar apoyo adicional en materia de financiación, política, información y formación de capacidades a aquellos países que se hayan comprometido a implementar políticas atinadas y que puedan mostrar resultados.
En un comienzo, se invitó a 18 países a unirse a esta iniciativa. Cada uno tenía una estrategia de reducción de la pobreza y un plan para el sector de la educación con los donantes. Desde noviembre de 2003, la FTI se ha abierto a todos los países de bajos ingresos.
Se han hecho claros avances en los dos primeros años de implementación de la Iniciativa por Vía Rápid. Diez países incluidos en esta iniciativa ya han diseñado planes concretos para el sector y se han comprometido a utilizar políticas acertadas con el fin de calificar para obtener financiamiento de los donantes. La Iniciativa por Vía Rápida ha demostrado que los países en desarrollo están dispuestos a aceptar el principio del Consenso de Monterrey de:
  • ayuda basada en el desempeño;
  • un enfoque más marcado en el término del ciclo de educación primaria;
  • la calidad de la educación;
  • la eficiencia y fiabilidad del sistema de educación; y
  • un mayor financiamiento local de la Educación para Todos.
Durante el primer año, los donantes:
  • revisaron y aprobaron las propuestas presentadas por los países que buscaban financiamiento para la Iniciativa por Vía Rápida;
  • comprometieron más de US$200 millones de financiamiento adicional entre los años 2003 y 2005 para los siete primeros países que participan en esta iniciativa (un aumento de casi el 40% en la ayuda oficial para el desarrollo de la educación primaria);
  • acordaron el marco en el que se realizaría el proceso de la Iniciativa por Vía Rápida; y
  • se comprometieron a respaldar a tres países más.
Durante el año 2004, el marco de la Iniciativa por Vía Rápida para la Educación para Todos fue adoptado por todos los organismos de donantes. Se estableció el Fondo Catalítico para proveer financiamiento de transición a países con programas avalados por la FTI. El Fondo entró en funcionamiento en 2005 y los compromisos actuales de seis donantes (de los que los Países Bajos es el mayor) alcanzan unos $290 millones para el periodo 2004-2007 y se espera que siete países reciban financiamiento en 2005.
El Fondo para el Desarrollo de un Programa de Educación se estableción en el ejercicio fiscal 2005, con $5,8 millones comprometidos hasta la fecha para apoyar el desarrollo de programas sectoriales y la creación de capacidades para preparar a los países para conseguir el aval de FTI. Hasta la fecha hay 13 programas de países aprobados por la FTI y un gran número adicional de países con programas de sector podrían ser apoyados en 2005, lo que exigiría incrementos sustanciales en la ayuda.
La Iniciativa por Vía Rápida ha ayudado a :
  • centrar la atención y las actividades del mundo en una meta común;
  • movilizar recursos adicionales para la educación primaria;
  • catalizar y ayudar a mantener las reformas; y
  • traer a primer plano temas relacionados con la coordinación de la ayuda y el financiamiento.
Hay muchos desafíos por delante, de los cuales el principal tiene que ver con el financiamiento y los recursos. El financiamiento de la Educación para Todos necesitará:
  • aumentar de manera considerable para absorber los costos recurrentes (especialmente los salarios de los profesores); y
  • poder ser sostenido en el largo plazo (esto es muy difícil de hacer, ya que muchos donantes raramente comprometen sus recursos por más de dos o tres años).
Otro desafío importante tiene que ver con el apoyo efectivo y eficiente a los procesos que se realizan a nivel de país y la garantía de que las Estrategias de Reducción de la Pobreza sean congruentes con las prioridades nacionales. Por lo tanto, el que gobierno, los donantes y las partes interesadas trabajen juntos en el desarrollo de estrategias para lograr que todos los estudiantes completen la enseñanza primaria es un objetivo clave para la Iniciativa por Vía Rápida.
Apoyo a nivel de país
A continuación aparece una lista de los aspectos más destacados del respaldo otorgado por el Banco a la educación a nivel de países durante el ejercicio fiscal 2004:
  • Casi la mitad de los 21 proyectos de ese año fueron de apoyo a la educación primaria (52%), seguida por la educación general (21%), que en gran parte también presta apoyo a la educación primaria, y finalmente la educación secundaria (15%).
  • La región del sur de Asia recibió el volumen más alto de financiamiento (US$832 millones o 40% del total) y la de África se vio beneficiada por la mayor cantidad de proyectos (seis).
  • La segunda parte más importante de los préstamos para la educación fue destinada a África (22%), región que cuenta con el mayor número de países que se han desviado de su meta de lograr el objetivo de educación primaria universal completa de aquí al año 2015.
  • Del total de los préstamos del Banco, 8,4% correspondió a la educación, lo que es menos que el récord de 12,7% alcanzado el año pasado, pero más que los cuatro años anteriores. Además, los componentes educacionales incluidos en programas no relacionados al sector de la educación (por ejemplo, gobernabilidad del sector público y protección social) representaron US$515 millones durante el año fiscal 2004 y aumentaron de 44 componentes el año anterior a 50.
  • El creciente respaldo no financiero que el Banco presta a la educación (servicios de análisis, consultorías y transferencia de conocimientos) se concentró en el acceso, la igualdad, la calidad y los gastos de la educación.
  • El independiente Departamento de Evaluación de Operaciones del Banco concluyó que 86% de los proyectos de educación tuvieron resultados positivos (comparado con 75% observado en la institución en general), un aumento respecto de cinco años atrás. Además, se consideró que los resultados de 79% de los proyectos probablemente se sostendrían en el tiempo, comparado con 69% del Banco en general.
Asociaciones para promover la educación
Aparte de los préstamos que el Banco ofrece para promover la educación, la institución otorga recursos para la educación a través de programas con asociados, como el Fondo Japonés de Desarrollo Social, que promueve mejoras en la formulación de políticas y en los sistemas de educación. Otros donantes proveen fondos paralelamente o junto con el financiamiento para proyectos del Banco. En Mozambique, por ejemplo, unos 18 asociados externos fundieron sus recursos técnicos y financieros en un programa integrado más grande para obtener resultados en la educación del país con más rapidez.
El Banco también está asociado con organizaciones como la UNESCO, UNICEF y y otras a nivel nacional, que proveen apoyo a largo plazo para:
  • la recopilación y gestión de datos (Instituto de Estadísticas de la UNESCO);
  • el análisis y formulación de políticas (Asociación para el Desarrollo de la Educación en África); y
  • las evaluaciones de políticas(Asociación Internacional para la Evaluación de la Educación, IEA).

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada